Los altos niveles de contaminación medioambiental presentes en Chile son realmente alarmantes a la hora de analizar las consecuencias en la salud de la población (el 36% de la polución proviene del sector transporte, causante del 41% del material particulado más dañino, conocido como PM 2,5), así lo dio a conocer el Dr. Andrei Tchernitchin, Presidente Área Medioambiental del Colegio de Médicos de Chile,  durante la Conferencia “Movilidad Sustentable” organizada por la Universidad Andrés Bello.

“El daño no depende del material particulado que se encuentra en el aire (PM2, 5 Y 10), sino del material particulado que ingresa al organismo y queda retenido produciendo constricción de los vasos sanguíneos de mediano calibre. Una respuesta inflamatoria  que  finalmente termina en un infarto al miocardio (…) A modo de ejemplo, si en Santiago tenemos 50 muertes al día por diversas causas, al sumarle la preponderante contaminación la cifra asciende en un 28%. Es decir, 14 muertes adicionales son previsibles” explicó el especialista.

Las consecuencias de la contaminación han sido divididas en  efectos inmediatos, progresivos y diferidos, siendo estos últimos los más preocupantes al no solo causar enfermedades, sino que además interferir en el comportamiento social que a futuro tendrá un individuo (Imprinting Epigenético). Así ha sido demostrado por ejemplo con la exposición al plomo, cuyos resultados se relacionan con  personas proclives al consumo de drogas y a ejercer la delincuencia.

“Es así como nuestra hipótesis apunta a que numerosas enfermedades de los adultos pueden tener su origen en la exposición perinatal a agentes inductores del  imprinting. El conocimiento de este mecanismo y medidas de prevención durante el periodo de vulnerabilidad pueden determinar una mejoría sustantiva en las condiciones de salud  para las futuras generaciones” puntualizó el Dr. Tchernitchin.

Expositor: Dr. Andrei Tchernitchin, Presidente Área Medioambiental Colegio de Médicos de Chile, investigador Facultad de Medicina U. Chile

Diciembre 2016