¿Es más meritocrático ser inteligente o esforzado?; ¿En qué medida se ha logrado implementar el ideal meritocrático?; ¿Qué legitimidad tiene la meritocracia como sistema de distribución? O ¿Cómo se percibe el funcionamiento de la meritocracia en Chile? Fueron solo algunas de las interrogantes que el Doctor en Sociología, Juan Carlos Castillo, nos invitó a reflexionar durante la segunda presentación del Ciclo de Cátedras Investigación Santiago 2016: “Otras Expresiones de  la Desigualdad” organizado por la Universidad Andrés Bello y el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES).

“Meritocracia a diferencia de lo que podríamos pensar es un concepto relativamente nuevo, acuñado por primera vez en 1958 por Michael Young en su libro “The Rise of Meritocracy”, donde define mérito como la suma de talento y esfuerzo (…) Y ¿cómo ha sido relacionado el mérito con la desigualdad? Creo que la frase que mejor resume esta relación es: ´La creencia en el mérito como principio distributivo justo permite la legitimación de la desigualdad social´ (Madjar, 2008), es decir, que la desigualdad sigue existiendo, sólo que sus mecanismos cambiaron. Se pasó del otorgamiento de títulos nobiliarios por ejemplo a mejores salarios, entrega de bonos de productividad, becas académicas u otras formas de premiación en la sociedad moderna” explicó el investigador.

Actualmente el investigador principal del COES se encuentra en un proyecto que más allá de establecer que es tan buena la meritocracia busca identificar lo que las personas piensan sobre  este concepto.

Expositor: Juan Carlos Castillo, Doctor en Sociología Universidad de Humboldt, Berlín. Subdirector e Investigador Principal COES 

Octubre 2016